Podoposturología

Cuando un paciente presenta síntomas clínicos en el pie, rodilllas, cadera o espalda, inestabilidad, mareos o caídas recurrentes, es necesario hacer un estudio y regulación podopostural.

El ser humano se mantiene erguido gracias al sistema postural fino que capta la menor variación de la posición del cuerpo con su entorno.

Este sistema contiene captores de información: exocaptores (pie, ojo y oído interno) y endocaptores (propiocepción de los músculos del miembro inferior, raquis, músculos oculomotores, ATM…) que  integran el equilibrio ortoestático.

El pie es un exocaptor del sistema postural fino. Está compuesto de numerosos receptores sensitivos conectados al cuerpo a través del sistema nervioso. A través de estos receptores se envía información sobre nuestra posición en relación al suelo y al entorno.

Junto con los otros sistemas de captación de información, el pie nos permite de forma automática y no consciente mantenernos en equilibrio y saber donde estamos, como distribuir nuestro centro de gravedad y como debe ser el apoyo plantar, entre otras cosas.

Una distorsión en la información que envía el captor podal  produce una disfunción postural.

Mediante pequeños estímulos podales podemos modificar y regular la postura gracias a las cadenas musculares, que en ortoestatismo son de entrada podal.

Estas estimulaciones son aplicadas sobre el pie mediante pequeños relieves de menos de 2mm de grosor, que permiten volver a centrar el pie y reprogramar el sistema postural afectado por el pie.

>> Posturología Clínica

 

 

 

C/ Magallanes, 10, 1º C. 28015 Madrid (Chamberí)

Comparte

0Share on Facebook Tweet LinkedIn