13 Oct

Por no sentir el dolor, nos pasamos la vida defendiéndonos

Cuando alguien dice o hace algo que te duele y te defiendes; ya sea atacando o justificándote, te conviertes en una persona esclava porque pones el poder en el otro.

En cambio cuando sientes el dolor que te despiertan las palabras o los actos del otro, te responsabilizas de ti y te das la oportunidad de transformar ese dolor en algo que te beneficie.

Si cada vez que sientes rabia o impotencia, reaccionas;  vas a continuar alimentando estas emociones que te dañan. ¿Es lo que quieres?

Quizás te preguntes: ¿pero si alguien me ataca o me dice algo que no me gusta, cómo no voy a defenderme? ¡Me tienen que respetar! y yo te digo: Si quieres que te respeten, ocúpate de respetarte a ti.  Cuando reaccionas desde la emoción no te posicionas, al contrario, “entras al trapo” en una lucha de egos que no te lleva a ningún lugar.

Por ejemplo: Alguien te dice algo que te enoja  y automáticamente te sale contestarle. ¡ Para ese impulso!, siente ese enfado dentro de ti unos segundos y sonríe ( preferiblemente sin que la otra persona lo vea).  Cuando te calmes y haya pasado un tiempo prudencial, si lo necesitas exprésale a esa persona como te has sentido sin juzgarla. También puedes expresarte mediante la visualización; imaginando que está frente a ti.

Practica y recuerda que:

CUANTO MENOS NECESITES DEFENDERTE, MAS LIBRE ERES

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Más información

ACEPTAR