05 Jul

Sentir y transformar las emociones: un camino de libertad

Hay personas que niegan la oscuridad y creen que así desaparece, otras que viven en la oscuridad y la cargan contra los demás y otras que reconocen la oscuridad y la transforman en luz.

¿Tú qué eliges?

No sé lo que es la felicidad, lo que sí sé es cómo sentirme feliz y si tuviera que definir este sentimiento diría: ¡viviendo! Uno puede vivir en una casita en la montaña y sentirse bien, pero ¿qué pasa cuando va a la gran ciudad? Depende de cómo lo viva.
Las emociones no son positivas ni negativas; son energía en movimiento y la etiqueta que les atribuimos es creada por nuestra mente en relación a nuestras experiencias pasadas.

camino libertad emociones

Muchos de nosotros, en la infancia creímos que no era correcto sentir el dolor. Cuando estábamos tristes, enfadados o asustados, no nos permitían expresarlo con libertad y teníamos que ser niños bien comportados socialmente. Eso hizo que generásemos mecanismos para sentirnos aceptados como aparentar estar bien cuando a veces no lo estamos, creando una falsa identidad. ¿Pero cómo podemos amarnos si somos nuestros propios esclavos? Cuando nos aprobamos sin depender de la mirada externa, cuando nos despojamos de esos viejos hábitos, cuando nos comprometemos de verdad con un impulso de sinceridad total sin concesiones a los múltiples espejismos tentadores del ego, conquistamos nuestra libertad.
¿Qué pasa si realmente nos atrevemos a estar presentes incluso con la rabia, la tristeza y el miedo? Si les damos espacio, las permitimos y transformamos, se disuelven y sentimos bienestar.
¿Cómo negar o huir de emociones que forman parte de la vida? Si tratamos de apartarlas ¿dónde está el amor hacia nosotros mismos si no aceptamos todo lo que sentimos? El tema es que como nos hemos creído que sentir ese tipo de emociones es algo negativo, lo bloqueamos por miedo a sufrir. Y en realidad cuando sentimos sin pensar es cuando dejamos de sufrir y vivimos.
¿Verdad que cuando quedamos con alguien que hace tiempo no vemos y sentimos alegría, no juzgamos si está bien o está mal? Por el simple hecho de darle su espacio y convertirte en uno con esa alegría, llega un momento que desaparece sin más. ¿Pues por qué no hacer lo mismo con las emociones que nos resultan incómodas? El problema no son las emociones sino la película repetitiva mental que las siguen manteniendo y nos hace sufrir. Lo que daña no es la emoción, sino el pensamiento asociado que no dejamos escapar; eso es lo que contamina.
Cuando surgen y las evitamos, ¿dónde queda esa parte de nosotros no atendida? El verdadero Amor no discrimina, sino que acepta todo de forma incondicional; incluso aquello que nos molesta y no nos gusta. Se trata de atender cualquier sensación o emoción que el cuerpo o las circunstancias nos estén mostrando para aprender y evolucionar.
Muchas veces se habla de espiritualidad negando el cuerpo y las emociones. En mi opinión ya somos seres espirituales y nuestra misión es aprender a ser humanos. El cuerpo físico-emocional-mental es un instrumento que nos permite experimentar para recordar nuestra verdadera esencia. Y el espíritu integra estos tres aspectos del ser; no niega nada ni lucha contra nada porque todo forma parte de un todo. Es el ego el que separa, el que nos aleja de la vida para no sentirla, acumulando emociones en nuestro interior que tarde o temprano encuentran la forma de expresarse a través de la enfermedad o malestar personal por haber sido reprimidas.
Algunos estudios científicos dicen que la enfermedad es una respuesta adaptativa del cuerpo a conflictos emocionales que no han sido resueltos desde la psique. Sabemos por la física que la energía ni se crea ni se destruye sino que se transforma. Teniendo en cuenta que las emociones son energía, si quedan bloqueadas y no las liberamos, pueden inscribirse en el cuerpo causando enfermedad que es un lenguaje de signos y síntomas que nos invita a comprender algo más profundo que no ha sido sanado.
En lugar de pensar que la enfermedad es algo que nos atrapa, empezamos a vernos a nosotros mismos atrapando la enfermedad. Desde este paradigma, se convierte en un mecanismo de aprendizaje que indica que algo falla en el conjunto del ser humano y nos brinda la oportunidad de aprender a gestionarnos.
Potenciando el autoconocimiento entendemos cuáles son los patrones de conducta y creencias adquiridas que influyen en nuestra salud y en la relación con uno mismo/a y el entorno. Al elevar nuestro nivel de consciencia pasamos de tener una actitud víctima ante las circunstancias a ser responsables. De esta forma recuperamos nuestro poder personal para generar los procesos resolutivos que necesitamos y sentir felicidad.
Con recursos tan sencillos como observar lo que pensamos, sentir nuestro mundo interior y agradecer por todo lo que forma parte de nuestra realidad y por lo que queremos conseguir, transformamos las emociones y pensamientos que nos limitan en armonía y paz interior.
Desde mi experiencia, quiero compartir que durante años negué mis sombras creyendo que desaparecerían. Eso me hacía sentirme cómoda pero no vivía, sino que sobrevivía porque rechazaba una parte de mí. Sólo cuando decidí arriesgar y caminar respetando cualquier cosa que sentía empecé a vivir. Ahora estoy aprendiendo a agradecer por los cientos de regalos que recibo cada día.
Al comprometernos de verdad en nuestro camino de evolución, las sorpresas nos esperan y no faltan regalos para quién sabe reconocerlos.

“Perdónate, acéptate, reconócete y ámate. Recuerda que tienes que vivir contigo mismo”
Facundo Cabral

Esther García-Conde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Más información

ACEPTAR